Acogida > Nuestra historia > Biografias > Hna Sainte-Anne-Marie

Hermana Sainte-Anne-Marie, audacia y visión

Hace algunos años, durante una conferencia titulada La religión en la Cité de los modernos: un divorcio sin salida, Charles Taylor afirmaba:

«Hubo en nuestra tradición cristiana cosas extraordinarias, tuve la suerte de conocer a algunas mujeres realmente notables como constructoras de instituciones. Cuando [...] me describieron el papel de la mujer en el catolicismo como pasivo y secundario, constaté que eso no iba con mi experiencia [...] Hay toda una fuerza que encontrar allá […] Una vez todos los errores corregidos, habría que poder recuperar esas fuerzas humanas extraordinarias.»

La hermana Sainte-Anne-Marie, la que abrió las puertas de la universidad a las mujeres del Quebec ofreciéndoles su primer colegio clásico y permitiéndoles perfeccionar su formación pedagógica fundando el Instituto Pedagógico, figura ciertamente entre las «notables constructoras de instituciones» a las que hacía referencia el célebre filósofo.

Para realizar tales hazañas, dicha mujer que, igual a Marguerite Bourgeoys, consagró su vida a la causa de la educación liberadora, tenía que poseer una pasión por conocer y aprender fuera de lo común, una visión audaz de las soluciones a las necesidades en educación y una gran fineza diplomática aliada a un sólido sentido pragmático.

Recordemos brevemente el recorrido de esta mujer fuera de lo común.

Institut pédagogique / Institut Marguerite-Bourgeoys : collège Marguerite-Bourgeoys, École normale de l'Institut pédagogique et École normale de musique, institution fondée en 1926, Montréal, Québec, [après 1926]. Archives Congrégation de Notre-Dame - Montréal.

Durante todo el siglo XIX, la instrucción ofrecida por las escuelas públicas de Quebec permanece elemental. Muchas congregaciones religiosas abren internados en diferentes regiones de Quebec y enriquecen un poco el programa de estudios; los internados de ciudad en particular, frecuentados por las jóvenes señoritas de familias ricas, ofrecen un programa muy superior al de las escuelas públicas. Sin embargo, los diplomas obtenidos en estas instituciones privadas no dan acceso a los estudios superiores y a los colegios clásicos, única puerta de entrada a la universidad, están reservados a los varones.

Si las jóvenes señoritas francófonas no tienen acceso a la universidad, la carrera de la enseñanza les dará una apertura «profesional» a la bolsa del trabajo. Pero, ¿quien se encargará de la formación de estas enseñantes? A mediados del siglo XIX, el Estado había confiado dicha formación a las comunidades religiosas: Quebec y Trois-Rivières a las Ursulinas y Montreal y los alrededores a la Congrégation de Notre-Dame. Sus internados llegan a ser entonces verdaderas «pequeñas escuelas normales». Mencionemos que las congregaciones enseñantes de Quebec se inscriben así en el crecimiento del movimiento de las mujeres que va hacer del derecho a la instrucción superiora la base de sus reivindicaciones. ¿«Feministas antes de la letra» hermana Sainte-Anne-Marie?

Nacida en1861, en Saint-Paul d’Abbottsford, segunda de una familia de seis hijos, Marie-Aveline Bengle manifiesta muy temprano una inteligencia superiora y de múltiples talentos. Ante todo institutriz en la escuela de la aldea de su barrio, ella entra en 1878 al noviciado de la Congrégation de Notre-Dame donde recibe el nombre de Sainte-Anne-Marie.

Sœur Sainte-Anne-Marie (Marie-Aveline Bengle) à son bureau, Montréal, Québec, [entre 1926 et 1937]. Archives Congrégation de Notre-Dame – Montréal.

En 1883, empieza una carrera de enseñanza en el Mont-Sainte-Marie donde ampliará y dará consistencia al programa de estudios con audacia y visión. Sintiendo también la necesidad de una formación pedagógica superior para ella y sus compañeras, ella la colmará formando un círculo de estudios bajo la dirección del abate Georges Gauthier. Una cátedra de literatura francesa se abre en la Universidad Laval, ella se inscribe y logra obtener, a sorpresa de todos, una licencia en letras, a pesar de que no podía llegar a la Universidad ¡en persona! Sí, la hermana Sainte-Anne-Marie sueña ya con una Escuela normal superiora para asegurar una mejor formación pedagógica a las enseñantes, ella sabe sin embargo que hay que empezar por dar a las mujeres acceso a la universidad. ¡Estos dos proyectos serían la obra de su vida!

En 1908, la gran pedagoga funda el primer colegio clásico para jóvenes señoritas francófonas, la Escuela de enseñanza superiora, rebautizada Colegio Marguerite-Bourgeoys en 1926. De hoy en adelante, las jóvenes quebequenses podrán tener acceso a los estudios universitarios. Habiendo realizado la primera etapa de su gran proyecto pedagógico, ella vuelve a tomar las gestiones con vistas a una fundación de una escuela normal superiora. Chocará entonces con prejuicios tenaces relativos a la educación superior de la mujer y a su papel en la sociedad, prejuicios viniendo tanto del interior que del exterior, porque «nadie en la casa creía en el futuro de dicha escuela». Pero estos obstáculos no lograron ¡hacer vacilar la fe y la tenacidad de esta hija de Marguerite!

En 1913, la hermana Sainte-Anne-Marie redacta un informe para exponer su proyecto, que será rehusado por las autoridades gubernamentales. No aceptando nunca una derrota, en búsqueda de otros medios para responder a las necesidades de formación de las enseñantes religiosas y laicas, ella innova y establece, en 1917, la primera base de la escuela normal superior: un curso de pedagogía bajo la forma de conferencias semanales, subvencionado por la Comisión Escolar de Montreal.

Perseverante, la hermana Sainte-Anne-Marie empieza de nuevo sus diligencias cerca de las autoridades eclesiales y gubernamentales con vista a la creación de un instituto pedagógico y obtiene, en 1923, una concesión de 25 000$ durante un período de quince años para la construcción de dicho instituto. Sin embargo, en 1924, el Consejo General llega a la decisión que hay que renunciar al proyecto por el momento, pero ¡no a la concesión! Para la hermana Sainte-Anne-Marie, fue un profundo trastorno: «Yo fui fastidiada», diría ella, no tanto por la decisión del Consejo sino más bien por el miedo «de haber sido el juguete de su imaginación». Convincente hábil diplomática, la hermana Sainte-Anne-Marie logra guardar la concesión; la Ley relativa al establecimiento del Instituto pedagógico en Montreal entra en vigor en marzo de 1924.

Los trabajos de construcción del Instituto Pedagógico comenzaron en 1925, la hermana Sainte-Anne-Marie prepara el programa de estudios y sigue innovando. Se interesa entre otros en la educación de la infancia atrasada y, estimulada por el dinamismo de la Escuela de Bellas Artes de Montreal, recién abierta, crea una «sección de artes», cuyo éxito la animará a fundar la Escuela Normal de Música y una sección de «Enseñanza Doméstica». Subrayamos que se ganaría mucho en conocer mejor esos aportes preciosos al desarrollo cultural y artístico de las mujeres quebequenses. De hecho, la Escuela Normal de música proporcionará la formación a muchos profesores e intérpretes músicos hasta 1969. Durante cerca de cuatro decenios, la Escuela Normal de dibujo, afiliada a la Escuela de Bellas Artes de Montreal, formará un gran número de enseñantes especializadas. Por su parte, la sección «Enseñanza doméstica» llevará a la creación, en 1922, de la Escuela Superiora de las artes y oficios y aquella cambiará de orientación en los años 1950 para ofrecer a los adultos programas de cultura personal incluyendo: costura, tejido, arte culinario, dibujo, pintura, pintura en porcelana y esmaltes en cobre.

Leçon de chant, École normale de musique de Montréal. Archives Congrégation de Notre-Dame – Montréal.

Étude de l'harmonie, École normale de musique de Montréal. Archives Congrégation de Notre-Dame – Montréal.

Élève de l'École normale de musique de Montréal. Archives Congrégation de Notre-Dame – Montréal.

La hermana Sainte-Anne-Marie había fundado el Instituto Pedagógico porque estaba consiente de la necesidad urgente del perfeccionamiento de las institutrices en ausencia de una pedagogía universitaria. Cuando en 1965, seguido a las recomendaciones de la Comisión Parent, la Universidad de Montreal anuncia la fundación de una Facultad de las ciencias de la educación, el papel de suplencia ya se terminó: la formación de las enseñantes dependerá de hoy en adelante exclusivamente de las universidades. Habiendo marcado profundamente la historia de Quebec, la herencia pedagógica de la hermana Sainte-Anne-Marie permanece viva en la memoria de centenas de enseñantes que pudieron, gracias a ella, continuar su desarrollo profesional, moral, intelectual y artístico.


Otras biografias

© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada