Acogida > Ser religiosa > La vocación CND

La vocación, un impulso de amor hacia Dios

Las hermanas de la Congrégation de Notre-Dame trabajan en la alegría, la compasión y la esperanza. Ellas continúan la misión de educación liberadora de Marguerite Bourgeoys. En un espíritu de servicio, se comprometen en construir un mundo más justo y más inclusivo.

Ser hermana en la Congrégation de Notre-Dame, es escuchar este llamado que resuena en mí, osar abrir mi corazón para…

En medio de la Congrégation de Notre-Dame, yo oro, ahondo mi fe y descubro, por la espiritualidad de la Visitación y de Pentecostés la importancia del encuentro, de la escucha, de la presencia y del compromiso.

Aprendo a conocerme, me implico y me realizo. Me inspiro de la sabiduría de las hermanas que me precedieron. Traigo mi contribución a la misión, en interacción a la de las otras.

Comparo esa Comunidad a una parcela en un jardín grande, (…) Tan pequeña como es, (ella) no deja de ser una de esas pequeñas parcelas que el Jardinero se ha reservado para poner una cantidad de plantas y flores que, estando en esta pequeña parcela, son todas diferentes en color, olor y sabor.

Los Escritos Marguerite Bourgeoys p. 74


Recorrido de una hermana

Discernimiento: «Ven y ve»

Una joven mujer valiente en se fe y sus sueños decide ir y ver, interrogar y entender. Ella encuentra a las hermanas, comparte algunas actividades con ellas. Descubre un mundo atrayente.

Pre noviciado: «Ven y vive»

Ella decide implicare todavía más, trata de conocer mejor a las hermanas. De hoy en adelante la llamamos candidata. Ella comparte día tras día el diario vivir de sus hermanas, siguiendo su caminar personal. Participa en la vida comunitaria, en la vida de oración y en la misión de educación liberadora. Muestra su fe y sus valores.

Noviciado: «Ven y profundiza»

En el corazón de nuestra candidata un ardiente deseo de profundizar su encuentro con Dios se precisa. Dios la llama. Para ir hacia El, no hay que titubear más. Ella entra al noviciado y se presenta de hoy en adelante como hermana . Inspirada por el carisma de Marguerite Bourgeoys, ella integra el sentido de su vida religiosa y empieza una formación con vistas a prepararse a la vida comunitaria y misionera, según la espiritualidad de la Congregación.

Profesión religiosa: « Ven y libérate»

Nuestra novicia continua su recorrido. Su voluntad se afirma y, deseosa de consagrarse totalmente a Dios, ella pronuncia sus votos que son tantas vías hacia una libertad comprometida.

Ella ejerce un discernimiento, en diálogo continuo con un mentor, para conocer mejor la voluntad de Dios sobre su vida, profundiza su libertad interior para consagrarse mejor a su misión.

Esta historia, cada hermana la escribe en sus propias palabras…¡ Hay tantos capítulos a escribir todavía!


Para comunicar con una hermana a propósito de la vocación religiosa

Hay siempre alguien que espera, que tiene la puerta abierta y la lámpara encendida…

Responderemos con gusto a tus preguntas.


© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada