Acogida > Obras y actividades > Justicia social

Hermana Maura McGrath, CND, trabaja a favor de los refugiados



«Trabajar con estas personas es para mí una gracia de la vida porque su fe, esperanza, valor y amor por la vida me maravilla. Nuestro país necesita de estas personas, ya sea que profesen la fe musulmana o cristiana».

Maura McGrath

Conocida en la Casa Madre como la embajadora del café de comercio justo, la responsabilidad principal de la hermana Maura McGrath es con los migrantes vulnerables. En el corazón mismo de sus preocupaciones diarias se encuentran temas como los derechos de las personas que buscan asilo o refugio, su integración en la sociedad y la cooperación entre los refugiados de diferentes comunidades. Desde el 2014, la hermana Maura ha sido miembro de la junta directiva de una organización religiosa sin fines de lucro de Montreal, Action Réfugiés. Esta colaboración mutua, sin embargo, se remonta 25 años, cuando la provincia inglesa de la Congregación de Notre-Dame abrió un refugio de emergencia para las personas que solicitan refugio.

La hermana Maura vivió dos años en el albergue y acogió a las mujeres, hombres, menores y niños no acompañados recién llegados a Canadá.

Hoy en día, aunque coordina el comité verde de la Casa Madre, creado para ayudar a crear conciencia en temas ambientales que afectan seriamente a los pobres, la hermana Maura continúa su trabajo con los refugiados.

Un paso conduce al otro

Después de entrar a la Congregación, la hermana Maura enseñó en Montreal y pocos años después, junto con dos hermanas, abrió una misión en Quesnel, Columbia Británica. Luego, dejó Canadá con dos hermanas para abrir una casa en San Miguel Acatán Huehuetenango, en las altas y maravillosas montañas de Guatemala. En este lugar el ministerio principal de la hermana Maura fue enseñarle a leer y escribir a la población maya de los pueblos. Al regresar a América del Norte, ella fue enviada a la parroquia de Trail, Columbia Británica. Su experiencia en América Central la motivó a involucrarse en los problemas de justicia social.

Una reunión transformadora

En 1988, la Congregación de Notre-Dame organizó el Congreso de la Misión que se llevó a cabo en el Palais des Congrès en Montreal. La hermana Maura fue conmovida fuertemente por uno de los oradores, el padre Juan Moreno, un sacerdote jesuita y activista ferviente por la paz y la justicia, especialmente durante el tiempo de la violencia civil en El Salvador. El año siguiente, el 16 de noviembre de 1989, el padre Moreno y seis compañeros fueron asesinados por el ejército salvadoreño.

Cuatro años más tarde en Montreal, cuando la hermana Maura estableció un albergue de emergencia para mujeres y niños no acompañados en busca de asilo, ella dijo: «Necesito darle un nombre al nuevo albergue para refugiados. Nombrarlo después del padre Moreno fue una decisión natural».

El Albergue Juan Moreno abrió en Montreal en 1993. Desde su inicio hubo desafíos importantes: la necesidad constante de fondos; la complejidad del proceso del refugio mismo; las personas llegaban sin nada; al igual de los muchos prejuicios contra los recién llegados. Estos obstáculos hacían mucho más difícil la vida de las personas recién llegadas. Aunque el Albergue Juan Moreno ahora está cerrado, la hermana Maura sigue dedicada a la causa de los refugiados.

En el 2005, la hermana Maura aceptó unirse al equipo de liderazgo de su provincia en Halifax. En el 2014, después de ocho años y dos mandatos, regresó a Montreal, donde ha continuado respondiendo a la llamada de trabajar por la paz y la justicia con su comunidad, la Congregación de Notre-Dame.

Los antepasados de la hermana Maura pertenecieron a la comunidad irlandesa de Montreal. Ella piensa a menudo en las condiciones que tuvieron que enfrentar estas familias cuando llegaron a Norte América en el siglo XVIII. Aunque la situación de una persona que busca refugio hoy en día es mucho más difícil, ella reconoce algunas similitudes.

Marzo de 2004: La hermana Maura recibe el premio de la Saint Patrick’s Society de la comunidad de Montreal por su trabajo con los refugiados.

Mayo de 2004: Durante la gala benéfica del YMCA para mujeres distinguidas de Montreal, la hermana Maura fue nominada en la categoría de Servicios Comunitarios por su trabajo con las mujeres refugiadas.

Octubre de 2005: El Albergue Juan Moreno tuvo el honor de recibir el Certificado al Mérito otorgado por el honorable Joe Volpe, ministro de Ciudadanía e Inmigración de Canadá.



Hermana Maura McGrath y Anne Purdy, miembros de la junta directiva de Action Refugiés.


Photos

La hermana Maura en San Miguel Acatán, Guatemala 1977-1981.

1993, hermana Eileen McIlwaine, CND, con la hermana Maura cuando se abrió el Albergue Juan Moreno.

1999, una empleada del albergue y la hermana Maura.

Día de la Fiesta de la Visitación, 31 de mayo de 1995, la hermana Marie Azzarello †, CND y la hermana Maura en el Albergue Juan Moreno.

La hermana Maura en frente del Albergue Juan Moreno, después que se movió en septiembre de 2002.

Enero del 2007, el equipo de liderazgo de la Congrégation de Notre-Dame de la provincia canadiense (anglófona): hermana Eileen Power, consejera; hermana Lorraine Costello, líder de la provincia; hermana Donna Egan, adjunta a la líder provincial; hermana Catherine V. MacDonald, ecónoma; y hermana Maura, consejera.

El clamor de las personas pobres y el clamor de la Madre Tierra es el mismo clamor. La hermana Maura sigue motivada por la invitación del papa Francisco de luchar por reducir nuestra huella colectiva en la Madre Tierra. Uno de los proyectos iniciados por la hermana Maura y el comité verde de la Casa Madre, fue cambiar a café de comercio justo.