Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonBoletín CND Guadalupe Julio 2018

Acogida > Noticias > Artículo

Boletín CND Guadalupe Julio 2018

Región Nuestra Señora de Guadalupe

“EL TIEMPO DE LA VIDA RELIGIOSA: LA TRANSFORMACIÓN” Hna. Carol Zinn, SSJ 

En la Conferencia General de enero 2018 todas las miembros de los consejos de cada provincia y región hemos recibido un tema de formación, de la hermana Carol Zinn, para ayudarnos a encontrar luces de cómo liderar la vida religiosa de hoy para hacerla crecer y prepararla a enfrentar los desafíos del mañana. Fue una experiencia formativa enriquecedora, llena de preguntas, de búsquedas y de momentos de oración y compartir que nos dejaron con deseos profundos de seguir ahondando. 

En la Conferencia General de junio 2018 nuestra hermana Nancy Roach, CND nos ayudó a seguir profundizando el tema, a darle algunos toques de nuestra espiritualidad Visitación-Pentecostés a muchas de esas preguntas, desafíos y propuestas de vida. Al reflexionarlas en el consejo regional, pensamos que era interesante plantearnos como región, aparte de lo que ya estamos ahondando en las visitas oficiales.

Considero importante retomar la figura del evangelio de “La Visitación” Lc. 1,39-56 desde la frase de reflexión de la CLAR: “Salgamos a prisa al encuentro de la Vida”. Teniendo presente que, “Vivir un encuentro”, requiere la consciencia de que sé que Dios ha confiado tanto en mí que me envió en su nombre a encontrar la vida, a entrar en relación con la vida, a compartir el amor con toda vida. Tanto vivir el encuentro como “salir de prisa” al encuentro de la vida, es una acción que requiere mucho movimiento, convicción, inspiración, entrega y compromiso; una disponibilidad a darnos a la voluntad de Dios.

Esta intuición mantuvo a Margarita Bourgeoys fiel a ese deseo de “ser mujeres de Visitación”. Nos decía: “hay signos de que a la Santísima Virgen le agrada que haya un grupo de mujeres que honre la vida que ella llevó estando en el mundo,… Ahora bien, la Santísima Virgen nunca fue enclaustrada. Ella vivió bien retirada en la soledad interior, pero nunca se eximió de ningún viaje cuando hubo algún bien que hacer o alguna obra de caridad que ejercer…” (EMB Pág. 62) y reafirma más tarde: “Considera, querida, que al ir en misión, vas a recoger las gotas de sangre de Jesucristo que se pierden. ¡Oh! Qué contenta estará la hermana que se manda en misión, si piensa que va por orden de Dios y en su compañía; si piensa que, en este empleo, ella puede y debe testimoniar su agradecimiento a Él de quien ha recibido todo…” (EMB Pág. 87)

Retomando esta figura de Visitación, de “Salir de prisa al encuentro de la Vida” en este contexto de la realidad que vivimos, de la vida religiosa por la que optamos, de la espiritualidad y carisma que asumimos vale la pena respondernos: ¿Por qué somos mujeres de Visitación y vivimos la educación liberadora? ¿Cómo vivimos como mujeres religiosas en el mundo de hoy? ¿Qué misión tenemos hoy para vivir en voluntad de Dios el mañana? ¿Acaso la otra parte de nuestra espiritualidad: “Pentecostés” no podría ser una ayuda importante para vivir ésta experiencia a la manera de Dios? Por lo menos a mí me ayudó. En la reunión de la Conferencia General de junio comprendí que Margarita Bourgeoys tuvo una gran intuición en su vida y nuestra vida en Dios para el mundo, al legarnos la espiritualidad de “Visitación-Pentecostés”, porque es complementaria.

La vida religiosa CND se podrá vivir más plenamente en el hoy para el mañana, a medida que podamos integrar Visitación-Pentecostés en nuestra manera de ser y vivir como consagradas, en nuestra manera de vivir y de compartir la educación liberadora de nuestra misión en el mundo de hoy.  

La parte de Pentecostés, nos da toda la experiencia de hacerle un espacio a la acción de Dios en la escucha atenta de los movimientos del Espíritu y nos lleva a “crear espacios para que Dios pueda transformarnos, mover nuestra vida (y toda vida a la que encontremos) hacia adelante, a crear espacios para que suceda el misterio”. A medida que dejamos que actúe El Espíritu en nosotras, más nos llenamos de Dios para percibirlo y compartirlo en la vida que encontramos, eso hace posible que suceda la visitación.

Las realidades a las que nos enfrentamos, nuestros contextos, los desafíos, cada vez más, están saliéndonos al encuentro y nos sorprenden. En la región hemos experimentado muchos imprevistos y sorpresas, muchas malas noticias e injusticias. Hemos presenciado dolor y sufrimiento de nuestra gente de tantas formas que, personal y comunitariamente, pueden contagiarnos de desesperanza y frustración, de tristeza y miedo o de indignación y cólera; al igual que no podemos negar que también, cuando salimos de prisa al encuentro de la vida, nos saltan de la realidad las chispas de existencia, de luz, de alegría, de fortaleza y esperanza que brota del encuentro sanador con la gente, con la naturaleza que se resiste, con los pueblos que luchan, con las personas que no se dan por vencidas frente a este sistema de muerte, al punto que El Espíritu de Dios, como en María, nos hace cantar “Magníficat”.

Por eso y mucho más, estoy convencida que vivir la Visitación-Pentecostés para salir al encuentro de toda vida, será nuestra manera profética de vida religiosa y la manera de seguir siendo un apoyo, una ayuda, un soporte para quien lo necesite y de la forma que lo necesite. No es una forma de vivir fácil, pero tampoco imposible si hacemos eco de la palabra del evangelio que nos dice: “Porque para Dios nada es imposible” (Lc. 1,37).

Así que compañeras de camino, hagamos posible el crear espacios para que Dios nos transforme en mujeres de Visitación-Pentecostés para salir de prisa al encuentro de toda vida, como lo hizo con María, como lo hizo con Margarita Bourgeoys y tantas CND que vivieron el reto de su propia historia y su tiempo. Y que el Señor nos bendiga en esta aventura de Dios. 

Martha Lucía Pérez Gutiérrez, CND


VIDA DE NUESTRA REGIÓN

INFORMACIONES REGIONALES

Retiro de 30 días de Claudia Margarita Juárez

Dios nos sale al encuentro constantemente, y quizás, como ocurriera a los discípulos de Emaús, a veces es difícil reconocerlo, hasta que hay “algo” que nos hace caer en cuenta que Dios se asoma por nuestro camino.

La experiencia del año pasado del taller psicoespiritual se ha unido de gran manera para mí en la reciente experiencia del mes de Ejercicios Espirituales en el mes de mayo en el ICE – CEFAS. Ambas experiencias me han puesto en contacto conmigo y con Dios actuante en mi vida.

El mes de mayo recién pasado comencé la experiencia de retiro con mucha alegría de volver a un lugar “familiar e ideal para el encuentro con Dios”. Algunas personas conocidas del tiempo del postulantado en el intercongregacional de CONFREGUA estaban ahí también viviendo su retiro, luego de tres meses de formación y renovación.

Las primeras semanas de ejercicios me puso en contacto con la cercanía y fidelidad de Dios conectando de manera particular mis deseos profundos, los deseos profundos de Dios y nuestras coincidencias  (en gran sintonía con el inmenso AMOR de Dios y si gran insistencia de ver con ojos nuevos mi entorno desde el amor y la reconciliación). Las semanas que avanzaban eran testigos de “grandes luchas”, resistencias y silencios (a veces fríos, otras veces serenos y cálidos).

Los diferentes momentos de oración me fueron dando la pauta de lo que mi corazón percibía de Dios y con el acertado acompañamiento de uno de los padres jesuitas, las intuiciones se iban confirmando.  Este tiempo me ha puesto retos importantes para mi vida en la CND, uno es la respuesta a continuar mi camino de seguimiento de Jesús en la congregación (votos perpetuos) y el otro a arriesgarme en búsquedas que me llevarán “un poco más allá” de lo que hasta ahora me es conocido (entrando en el discernimiento para la concreción de una comunidad intercultural).

Agradezco su compañía y su unión en la oración, sin duda que me han “sostenido” en este importante tiempo de “búsquedas y respuestas”

Claudia Margarita Juárez Juárez, CND


Mi experiencia de 30 días en silencio…

Viví esta nolvidable experiencia en la espesura de montañas llenas de pino, cerca de Gracias, Lempira, en una pequeña aldea, una pequeña casita de campo, como un eremitorio franciscano en la sencillez, calidez y soledad. Me acompañaba una hermana franciscana, Paty Farrell, pero yo estaba sola, ella solo llegaba a encontrarme casi cada día. Ella me fue guiando desde el día a día en lo que representaba, también tuve acceso a un libro de meditación Celta y otro de Carmelitas, así tuve una variedad de espiritualidades además de la CND libro de la Hna. Marie Azzarello, la oración de Ignacio, y la de Carlos de Foucault, que la medite paso a paso. También tuve descansos el fin de semana en Gracias con las hermanas.

Experimenté un itinerario de Visitación-PENTECOSTÉS, en compañía de María, Margarita y Jeanne Le Ber, Juan de la CRUZ, Sta. TERESA, Catalina de Siena, Francisco, Ignacio, Sta. Rosa de Lima hasta Kateri Tekakwitha. Fue un retiro muy diferente a los dos ya vividos de San Ignacio.

Aquí yo deseaba ESTAR EN SU PRESENCIA, en el corazón de la naturaleza y en el silencio de mi alma, escucharle… Así pasó, sencillamente, me dejé llevar en el ambiente silencioso del lugar y de mi corazón disponible a su ESPÍRITU. Grandes caminatas hasta las cumbres, desde allí se miraba el CELAQUE, grandes silencios, alabanzas, peticiones, acciones de gracias…profundicé mucho a Teilhard de Chardin con su Eucaristía cósmica. Degusté la contemplación en el hoy… 

Oré por cada hermana de las regiones y de la CND que conozco y muchas más… cabía de todo en mi corazón…sentía fuertemente sus oraciones por mí, me llegaban como ráfagas de viento, cuando menos lo esperaba, como el viento del Espíritu. Tuve unos días el privilegio de tener El Santísimo en mi cuarto –altar…eso fue muy especial, lo mismo vivir la fiesta de PENTECOSTÉS en soledad…

Oré, canté, salmodié, lloré, reí, dibujé, soñé, caminé mucho, mucho pero sobre todo mucho silencio en la mañana, tarde y noche… Me salieron varios salmos y oraciones desde el silencio, desde mi ser profundo y desde Él-Ella que sentí con todo mi ser.

De esta vivencia coseche muchos frutos, entre ellos tuve mucha PAZ, ALEGRÍA, PERDÓN, valentía, etc. Y ese gustazo por la soledad, el silencio para ESTAR EN SU PRESENCIA, hubo un gozo indescriptible que no degustaba desde mis primeros tiempos. El gustazo por la oración contemplativa-centrante, la viví como una gran gracia, un gran regalo de Dios AMOR para mí

El ser yo misma frente a Dios, los demás, sentí una gran libertad en mí con mis luces y sombras. Experimente El regalo de su presencia liberadora, sanadora, bondadosa, amorosa y gratuita. Además y como algo fundante: EXPERIMENTÉ LA GRACIA DE UNA NUEVA LLAMADA EN MI VIDA.

Creo que será un Nuevo Pentecostés para mí…Sigo en esta ruta de búsqueda y de espera… Dios tiene algo más preparado para mí.

Pido sus oraciones para mí en este proceso que estoy viviendo este año.

Ligia Molina, CND


Visita de Bineta Ba 

Desde su llegada, Bineta se mostró disponible para acoger las propuestas que se le presentaban en cada una de las comunidades y participó con disponibilidad e interés en todas las actividades programadas, ya que se le ofreció lo que estaba a nuestro alcance y lo que daba para el tiempo que venía. Mostramos lo que somos y tenemos desde nuestras limitaciones y de la gente con quien compartimos. Creemos y consideramos que fue bastante bien atendida y tratamos de asegurar el viaje entre cada una de las misiones para que no estuviera sola durante ese tiempo, ya que no contaba con la comprensión del idioma.

Se mostró muy interesada en conocer los espacios de proyección que tenemos en esta parte de la Congregación. De igual manera se interesó en saber más sobre nuestra incidencia en el tema de justicia con las personas que acompañamos.

Ella afirmó reconocer la enorme diferencia entre leer, escuchar, ver y experimentar las realidades y situaciones de cada país y la región en su conjunto. Ha sido muy impactada por la pobreza y por la crisis política y social. Dice haber aprendido mucho al respecto.


Renovación de las Personas Asociadas

El pasado mes de mayo tuvimos la experiencia de compartir la renovación de promesas con nuestras hermanas y hermanos de las Personas Asociadas a la CND. En todas las comunidades se vivió este acontecimiento con mucha alegría, encuentros en un verdadero ambiente de visitación y de agradecimiento al Señor por tener esta oportunidad de compartir nuestra espiritualidad con estos grupos en los diferentes países donde nos encontramos en la región. 


Experiencia de las jóvenes en los encuentros vocacionales

En este momento se encuentran algunas jóvenes en procesos vocacionales, las encomendemos en nuestras oraciones. Al mismo tiempo les estamos invitando para enviar jóvenes al Encuentro Vocacional Regional que se realizará en Amarateca del 25 al 28 de octubre.


Experiencia en Japón

Por este medio les comunicamos que la hermana Sandra Margarita irá en el mes de octubre y noviembre a Japón para una experiencia de intercambio con las hermanas de la provincia María. Le deseamos un buen viaje y encuentro, que esta experiencia le ayude a profundizar en el carisma y la espiritualidad de la CND en el país del sol naciente.


Encuentro de las nuevas miembros en Canadá

Nuestras hermanas Sofía Barrientos Izaguirre y Bertha Lilian Barrera Ramírez se encuentran actualmente en Canadá para una experiencia de un mes con las nuevas miembros de la CND y para conocer las raíces de la CND y profundizar en su sentido de pertenencia y los desafíos para el futuro. Les acompaña en esta experiencia la hermana Mónica Courchesne. Que tengan un buen tiempo de compartir, de conocer y de profundizar, y que Santa Margarita Bourgeoys les acompañe en este tiempo.

Agradecemos a cada una de las hermanas de la región. Deseamos que el seguimiento de Jesús de Nazaret y su proyecto siga inspirando nuestros deseos de ser la vida religiosa mística y profética que da testimonio del Evangelio en medio de un mundo herido y dividido. Bendiciones y cuentan con nuestras oraciones.

 

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada