Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reason

Acogida > Noticias > Artículo

Cuarto Domingo de Adviento 2018

Mientras nos acercamos a la Navidad, somos invitadas a reflexionar sobre las PROMESAS de Dios.

Las invito a que comencemos a reflexionar sobre alguien en sus vidas en quien confían porque esa persona siempre hace lo que promete. Una persona conocida por cumplir sus promesas es una persona confiable. Confiamos en esa persona. Vivir con personas de confianza nos ayuda a sentirnos seguros.

+ Detalles

Tercer Domingo de Adviento 2018

«¿Qué debemos hacer?» Esta era la pregunta que todos – los que se bautizaban, los recaudadores de impuestos, los soldados, etc. – le hacían a Juan el Bautista. Él causó una impresión tan profunda en las personas que se corrió la voz de que él podría ser el Mesías. Él les aseguró que no era el Mesías. Se sentían atraídos por él por la manera tan sincera en que vivía su vida y su misión.

Reflexione sobre aquellas personas a quienes acude en momentos difíciles. De gracias por la presencia de ellas en su vida.

+ Detalles

Segundo Domingo de Adviento 2018

Crédito foto: Marie-Claire Dugas

La lectura de hoy nos invita a animarnos mutuamente para cambiar nuestra manera de prepararnos para la venida del Cristo. ¿Qué significa este mensaje para nosotras, seguidoras de Marguerite Bourgeoys, que moldeó su propia vida en el rol de María en la Visitación y en la iglesia primitiva? El rol de María, mientras se encontraban reunidos esperando la llegada del Espíritu en Pentecostés, era ser fuente de aliento para todos en la iglesia primitiva.

Este domingo la lectura del Evangelio de Lucas menciona a Juan El Bautista nombrar los líderes civiles y religiosos del Viejo Testamento. Recuerdo un día en 1980 en que le preguntaba a mi clase de secundaria «¿Por qué estudiamos el Viejo Testamento?». Un alumno respondió «Para que no demos por hecho la venida de Cristo».

+ Detalles

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada